Tamaño de letra: -A +A

MARCOS CHÁVEZ

Las reservas son las menores desde 1977 (10.4 mmbpe), año en que se iniciaba el experimento petrolero, el ascenso del precio internacional del crudo, el sueño por salir del subdesarrollo con las exportaciones y la industrialización de esa materia prima y se eliminaban los recortes del gasto público impuestos por el Fondo Monetario Internacional.
Ahora se vive el ciclo inverso y el apretón fiscal estrangula al estado, la economía y la sociedad.
¿De qué sirvieron las cuantiosas inversiones privadas, entre ellas los proyectos de inversión de infraestructura productiva con registro diferido en el gasto público (Pidiregas), después consolidados como deuda pública y recientemente, de PEMEX?
“¿Ahora quién podrá salvarnos?”, se preguntan Enrique Peña Nieto y Videgaray, remedando al genial ídolo caído de Televisa.
La respuesta es obvia: los que juegan a las rondas reprivatizadoras; los nuevos empresarios petroleros.
Lo único cierto es el incierto futuro de las reservas, la producción y las exportaciones petroleras. La permanente anorexia fiscal nerviosa de Peña-Videgaray. La morbidez escuálida del gasto estatal y de PEMEX. La próxima obesidad de los bolsillos neopetroleros, a los que los peñistas les dará un postre adicional: el casi libre precio de las gasolinas.
EL PIRRO MEXICANO Y LAS COBERTURAS PETROLERAS
Escribió en 1994 el historiador británico Adrián Goldsworthy: a pesar de su formidable reputación militar y el gran número de victorias, los romanos “produjeron su propia ración de incompetentes”.
Reputados en su medio, de Miguel Mancera Aguayo y Pedro Aspe a Videgaray, la legión de nuestros monetaristas comparten esa rara distinción en materia económica.
Versado en la escuela de las “expectativas racionales” y para redondear la política económica, religiosamente, cada año, Videgaray ha salido de compras financieras, a cazar ofertas de coberturas petroleras, para prevenirse ante la irracionalidad del mercado de ese producto. Aunque siempre privó un principio, mientras se pudo: programar un precio subvaluado para disponer arbitrariamente la diferencia del alcanzado, hecho que se pudo hasta 2014.
Pero es conocido que el mercado propone, Videgaray dispone y llega el diablo y todo lo descompone.
Palabras más, palabras menos, la cobertura es un seguro que cubre parcialmente el diferencial entre el precio del petróleo negociado y el observado en el mercado. Si este último es mayor al otro no se cobra el Seguro. Si el negociado supera al del mercado, entonces se realiza el Seguro para reducir las pérdidas.
En 2011 y 2012 el costo de la cobertura fue de un mil 984 millones de dólares: curiosa coincidencia orwelliana. En 2013 Videgaray pagó 897 millones de dólares. El sacrificio de la seguridad petrolera sumó dos mil 881 millones de dólares, pues el precio del crudo benefició a México.
En 2013-2015, el peñismo ha pagado coberturas cada vez más caras: 897 millones, 543 millones, 773 millones y un mil 90 millones; tres mil 303 millones en total.
En 2011-2015 se han erogado cinco mil 286 millones de dólares.
La cobertura en 2015 costó 773 millones de dólares, 10 mil 467 millones de pesos. Cubrió un precio de 76.4 dólares por barril (db) de los 79 db reprogramados y 228 millones de barriles, alrededor de la mitad de las exportaciones programadas.
Pero es sabido que el diablo es travieso y mete el rabo cuando quiere divertirse frente al aburrido, rabioso y apergaminado Cristo.
Y lo hizo en 2015… y en 2016 y lo que sigue.
Así que despeñó al precio medio del crudo a 43.74 db, 35.26 db menos que el presupuestado y 32.66 db que el “protegido” por la cobertura petrolera, 44.6 por ciento y 42.7 por ciento menos, en cada caso.
Gracias a la “decisión oportuna y prudente” del gobierno de comprar la cobertura petrolera, como dijo Videgaray, el funcionario volvió a salir al mercado a cobrarla y recibió por ella seis mil 400 millones de dólares, unos 104 mil millones de pesos. Si se resta el pago inicial por ella, entonces se recuperaron cinco mil 627 millones de dólares o 93 mil millones de pesos.
En enero-octubre de 2014 el valor de las exportaciones de petróleo crudo fue de 31 mil 214 millones de dólares y en el mismo lapso de 2015 de 16 mil 486 millones de dólares. Ello significa 14 mil 728 millones menos o 47 por ciento.
Otro cuento
Si se compara la cobertura cobrada con las divisas perdidas, ella equivale solo al 38 por ciento. Se reduciría a 10 mil 86 millones de dólares. La pérdida sería de 32 por ciento.
Para 2015 se programaron 1.2 billones de pesos petroleros del sector público y 760 mil 403 millones de pesos para el gobierno Federal.
Sin embargo hasta octubre, el primero apenas había recaudado 654 mil 32 millones de pesos, 545 mil millones de pesos menos, solo el 45.4 por ciento, sin descontar la inflación. El otro, 368 mil millones de dólares, apenas el 51.6 por ciento.
Si se considera el pago de la cobertura, entonces la pérdida del sector público es de 758 mil millones de pesos, 37 por ciento. En el caso del gobierno Federal es de 472 mil millones de pesos o 38 por ciento.
Lo anterior no es más que una victoria pírrica: ha sido con grandes pérdidas financieras y económicas que al final queda como una sonora derrota.
Dícese que dijo Pirro, rey de Epiro, quien logró una victoria sobre los romanos con el costo de miles de sus hombres: “Otra victoria como ésta y volveré solo a casa”.
Ése es el consuelo asegurado de Videgaray.
El deterioro no se debe únicamente a la caída de los precios del crudo de exportación.
También se explica por la caída de la producción. En lo que va del peñismo, la producción de hidrocarburos líquidos y de crudo se ha desplomado en 319 mil barriles diarios y 283 mil, de 2.9 millones de barriles diarios (mbd) a 2.6 mbd y de 2.5 mbd a 2.3 mbd. En 11 por ciento y 11.1 por ciento respectivamente.
Lo mismo ocurre con la elaboración de petrolíferos (gas licuado, gasolinas, querosenos, diesel, combustóleo). Entre 2012 y 2015 cayeron en 130 mil barriles diarios, en 9.3 por ciento. De 1.4 mbd a 1.3 mbd.
Los petroquímicos bajaron de 10.9 millones de toneladas a 8.6 millones; en 2.1 millones o 20 por ciento.
En esos renglones se retrocedió a los niveles de 1989.
Como mal país primario-exportador, las ventas externas de crudo, la principal fuente de divisas, también ha declinado. De 1.3 mbd a 1.2 mbd, 67 mil barriles menos, en 5.3 por ciento.
Por añadidura, han caído las divisas proporcionadas: se desplomaron de 46.9 mil millones de dólares a 16.5 mil millones, nada menos que en 30.4 mil millones o 64 por ciento.
Esa es la magnitud del desastre. Es peor si se considera la balanza comercial petrolera. En 2012 arrojó un superávit por 21 mil millones de dólares. Hasta octubre de 2015 apenas fue por 1.2 millones, según PEMEX. En 2006 había alcanzado su máximo histórico: 274 mil millones de dólares.
Sin embargo de acuerdo con las mediciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en septiembre, la balanza petrolera fue deficitaria en 6.9 mil millones de dólares y pudo haber cerrado el año en poco más de nueve mil millones de dólares.
En las cuentas del Banco de México el saldo negativo en octubre fue 7.7 mil millones de dólares. Uno de los principales productos que gravitan onerosamente es la importación de gasolinas que se compran baratas y se venden caras en el país.
Al cierre de 2015, de la primera mitad peñista, será el peor desde el inicio del experimento petrolero lopezportillista.

COMPARTIR:

Lea tambien:

Poza Rica

COMUNICADO DE PRENSA Berlín, 30/07/2016 Cupones Mágicos se transforma en “Rebatly.com” para fortalecer su posicionamiento como marca global Global Leads Group, proveedor líder de cupones de descuento online en seis mercados internacionales, ha optado por unificar todos sus portales de descuento bajo...


Justicia

Aparatoso accidente carretero se registró ayer alrededor de las 19:00 horas, el cual arrojó como saldo cinco personas lesionadas y cuantiosos daños materiales


Papantla

PAPANTLA, Ver.- En pésimo estado se encuentran las instalaciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, que se localizan en la comunidad Morgadal, las cuales acusan el deterioro causado por años en los que no les han brindado mantenimiento. Solo las áreas de oficinas son...





recuperar contraseña.

Facturas

Publicidad

Clasificados

Contacto

Políticas de Privacidad