Tamaño de letra: -A +A

Por CLEMENTE HERNÁNDEZ REYES
Gráficas de RAFAEL RODRÍGUEZ ÁVILA

“Quisiera que algún día se hiciera justicia, que quienes mataron a mi hija sean encarcelados… aunque eso definitivamente no me la va a devolver”, dice con lágrimas en los ojos la madre de una de las 13 mujeres que fueron asesinadas en el 2015, y una de tantas personas que aún ven como un sueño muy lejano que la ley se cumpla y los responsables paguen con cárcel. Aunque hay investigaciones abiertas, pareciera como si las autoridades se hubieran olvidado de ellas.

Ya pasaron días, meses y hasta poco más de un año, y los familiares de las mujeres asesinadas en la región aún lloran las pérdidas de sus seres queridos. Para ellas no hay justicia. Por sus crímenes no hay detenidos. Y aunque hay averiguaciones abiertas, eso no les da la seguridad de que intervengan a los responsables.
Los asesinatos y agresiones que sufrieron las féminas durante el 2015 y la escasa o poca ayuda que han recibido de las dependencias que procuran a la mujer, han puesto en qué pensar a la población de municipios aledaños. Piden “que alguien frene estos ataques, que alguien detenga a la delincuencia”.
Refiriéndose a las instituciones, la madre de una de las víctimas se pregunta: ¿Realmente trabajan para ayudar a las mujeres?, ¿será que realmente están ocupadas en procurar a quienes son vulnerables? ¿o solo buscan estar en eventos sociales y tomarse fotos cuando se conmemoran días importantes? “Que se acuerden de las fechas en las que han sido asesinadas todas esas mujeres, seguramente ya ni ellos se acuerdan, en cambio nosotros, como somos los familiares, esas fechas han marcado nuestras vidas. Queremos justicia, que no se olviden de nosotros”, dice entre sollozos.
Pero la cifra negra es alarmante, las agresiones al también llamado sexo débil van en aumento y ninguna dependencia se atreve a revelarlas.
En un año fueron 13; algunas madres de familia, otras, trabajadoras de centros nocturnos, pero a final de cuentas mujeres por cuya muerte aún se anhela justicia.
No solamente han muerto, han dejado un vacío que no se llena fácilmente, algunas tenían hijos. “Mi hija laboraba en un bar, ahí se ganaba la vida, tenía un hijo y el niño hoy en día me pregunta por su mamá y ni modo de contestarle que la mataron por trabajar ahí, por ganarse así la vida”, dice la entrevistada.
Asimismo, lamenta que por ser de escasos recursos no puede pagar un abogado que lleve el caso y exija justicia.
De acuerdo a estadísticas, en el estado hay varios feminicidios que todavía siguen impunes, entre ellos los de la zona norte.

MÁS INF. EN LA EDICIÓN IMPRESA

COMPARTIR:

Lea tambien:

Poza Rica

COMUNICADO DE PRENSA Berlín, 30/07/2016 Cupones Mágicos se transforma en “Rebatly.com” para fortalecer su posicionamiento como marca global Global Leads Group, proveedor líder de cupones de descuento online en seis mercados internacionales, ha optado por unificar todos sus portales de descuento bajo...


Justicia

Aparatoso accidente carretero se registró ayer alrededor de las 19:00 horas, el cual arrojó como saldo cinco personas lesionadas y cuantiosos daños materiales


Papantla

PAPANTLA, Ver.- En pésimo estado se encuentran las instalaciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, que se localizan en la comunidad Morgadal, las cuales acusan el deterioro causado por años en los que no les han brindado mantenimiento. Solo las áreas de oficinas son...





recuperar contraseña.

Facturas

Publicidad

Clasificados

Contacto

Políticas de Privacidad