Tamaño de letra: -A +A

Desde el descubrimiento del fuego al hallazgo de la penicilina, desde la fabricación del hacha primitiva para matar animales hasta la construcción de las primeras lentes microscópicas o telescópicas que nos llevan ahí donde no podemos llegar. El ser humano ha evolucionado de la mano del conocimiento científico y tecnológico que ha ido adquiriendo durante siglos sin descanso. Pero ¿hasta cuándo? ¿Hasta dónde?¿Dónde están los límites del ser humano? Esa evolución permanente de la especie que desafía incluso a las leyes de la naturaleza perpetuando la vida, por ejemplo, más allá de lo que dicta el orden natural —conectando a un enfermo terminal a una máquina de respiración asistida o simplemente incrementando constantemente la esperanza de vida—, ¿a dónde puede llegar?

Esas y otros cientos de preguntas son las que plantea la exposición +HUMANOS. El futuro de nuestra especie, que se exhibe hasta el próximo abril en el Centro Cultural Contemporáneo de Barcelona (CCCB). La ciencia y el arte se han dado la mano y lanzan una pelota llena de preguntas sin respuesta al tejado del individuo común. En palabras del físico Ricard Solé, profesor de investigación ICREA y asesor científico de la exposición, la muestra recrea la esencia de un centro de investigación y las mismas vicisitudes con las que se encuentran los científicos a diario: muchas preguntas y ninguna, o casi ninguna, respuesta. “Es importante plantear estas preguntas porque ni siquiera desde el territorio científico están respondidas”, apunta Solé. El futuro de la especie todavía está en construcción.

Es importante plantear estas preguntas porque ni siquiera desde el territorio científico están respondidas”
La exposición abre la puerta a cuestionarse si la misma ciencia y la tecnología que han permitido, hasta ahora, la evolución del ser humano hasta posicionarlo en el lugar donde está hoy, puede ser las que acaben con él, o al menos, con su condición humana tal y como se conoce. El busto de Neil Harbisson, reconocido como el primer ciborg del mundo por llevar implantado una antena que le permite escuchar los colores —es acromatópsico y no puede percibirlos visualmente—, comanda una de las salas de la exposición, como paradigma de la transformación de la condición humana tradicional.

Las prótesis externas para reducir una discapacidad son un gran logro de la biotecnología pero ¿y hacer uso de la tecnología para perfeccionar la especie más allá de fines exclusivamente médicos? El ser humano corre el riesgo de que los mismos elementos —la electrónica, la expansión de la biomedicina y la inteligencia artificial— que lo han elevado a la cumbre del progreso, sean los que lo expulsen de su propio futuro.

Así son los robots que nos acompañarán en casa: hablan, bailan y reconocen nuestras emociones
Con decenas de obras de más de 50 artistas y algunos proyectos de investigación, la exposición bordea los límites de la especie y el futuro del planeta hasta dibujar realidades futuras plausibles a las que se podría acabar enfrentando el ser humano de seguir con este ritmo de investigación y explotación de los recursos de su entorno. Intervenir en procesos de la naturaleza, como la polinización, para mantenerla viva, rediseñar ecosistemas o modificar el cuerpo genéticamente para adquirir propiedades fotosintéticas de otros seres vivos son, por ejemplo, dos propuestas que ya se gestan en los laboratorios de investigación.

Los proyectos de investigación científica que se presentan en la muestra dan el punto de realismo a las elucubraciones que discurren entre las piezas de arte que los acompañan. El recambio de plasma para limpiar la sangre y evitar que muchos elementos tóxicos fluyan por el cuerpo y provoquen enfermedades, ya es un hecho: se llama plasmaférisis y lo desarrolló la empresa Grífols. La ciencia también está a punto de poder imprimir en 3D células o cartílagos y, en no muchos años, incluso órganos completos, quizás mejorados y con capacidades aumentadas. La posibilidad de ponerse en el cuerpo de otro, también es factible a través de la realidad virtual. Y que un ordenador sea capaz de leer las emociones humanas es ya otra realidad palpable —una empresa ha desarrollado un prototipo para convertir en sonido las emociones a través de las ondas cerebrales monitorizadas en una pantalla—.

Fuente: El País

COMPARTIR:

Lea tambien:

Poza Rica

COMUNICADO DE PRENSA Berlín, 30/07/2016 Cupones Mágicos se transforma en “Rebatly.com” para fortalecer su posicionamiento como marca global Global Leads Group, proveedor líder de cupones de descuento online en seis mercados internacionales, ha optado por unificar todos sus portales de descuento bajo...


Justicia

Aparatoso accidente carretero se registró ayer alrededor de las 19:00 horas, el cual arrojó como saldo cinco personas lesionadas y cuantiosos daños materiales


Papantla

PAPANTLA, Ver.- En pésimo estado se encuentran las instalaciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, que se localizan en la comunidad Morgadal, las cuales acusan el deterioro causado por años en los que no les han brindado mantenimiento. Solo las áreas de oficinas son...





recuperar contraseña.

Facturas

Publicidad

Clasificados

Contacto

Políticas de Privacidad