Tamaño de letra: -A +A

Hace poco, un equipo de patólogos del Centro Médico de la Universidad de Leiden, en Holanda, llevaba a cabo un experimento que podría parecer condenado al fracaso.

Tomaron muestras de tejidos de 26 mujeres que habían muerto durante el embarazo o inmediatamente después. Todas ellas habían estado embarazadas de hijos varones. A continuación, los patólogos tiñeron las muestras, en busca de cromosomas Y.

En esencia, los científicos buscaban células masculinas en un cuerpo femenino. Y su investigación tuvo un éxito asombroso.

Como se explicaba el mes pasado en la revista Molecular Human Reproduction, los investigadores encontraron células con cromosomas Y en todas las muestras de tejido analizadas. Desde luego, estas células masculinas eran infrecuentes (donde más abundaban, solo representaban una de cada 1.000 células, aproximadamente). Pero las células masculinas estaban presentes en todos los órganos que los científicos estudiaron: cerebro, corazón, riñón y otros.

Durante la década de los noventa, los científicos descubrieron los primeros indicios de que las células de los hijos, tanto niños como niñas, pueden escapar del útero y desperdigarse por el cuerpo de la madre. Llamaron a este fenómeno microquimerismo fetal por la quimera, un monstruo de la mitología griega que era una mezcla de león, cabra y dragón.

Pero las células fetales no se limitan a circular pasivamente. Los estudios con ratones hembra muestran que las células fetales que terminan en el corazón pasan a formar parte del tejido cardíaco. “Se convierten en células de un corazón que late”, decía J. Lee Nelson, experta en microquimerismo del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson de Seattle.

El nuevo estudio indica que las mujeres casi siempre adquieren células fetales cuando se quedan embarazadas. Se han llegado a detectar estas células con tan solo siete semanas de embarazo. Durante los años posteriores, las células pueden desaparecer, pero, en ocasiones, se quedan toda la vida. En un estudio de 2012, Nelson y sus compañeros analizaron el cerebro de 59 mujeres mayores fallecidas y encontraron el cromosoma Y en el 63 % de ellas. Muchos estudios sobre el microquimerismo fetal se centran en las células provenientes de los hijos varones, ya que son más fáciles de distinguir de las células de la madre.

Ahora, los expertos creen que el microquimerismo dista de ser un fenómeno raro. “La mayoría de nosotros piensa que es muy frecuente, o incluso universal”, afirma Nelson. Pero sigue siendo bastante misterioso.

Fuente: EL PAÍS

COMPARTIR:

Lea tambien:

Poza Rica

COMUNICADO DE PRENSA Berlín, 30/07/2016 Cupones Mágicos se transforma en “Rebatly.com” para fortalecer su posicionamiento como marca global Global Leads Group, proveedor líder de cupones de descuento online en seis mercados internacionales, ha optado por unificar todos sus portales de descuento bajo...


Justicia

Aparatoso accidente carretero se registró ayer alrededor de las 19:00 horas, el cual arrojó como saldo cinco personas lesionadas y cuantiosos daños materiales


Papantla

PAPANTLA, Ver.- En pésimo estado se encuentran las instalaciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, que se localizan en la comunidad Morgadal, las cuales acusan el deterioro causado por años en los que no les han brindado mantenimiento. Solo las áreas de oficinas son...





recuperar contraseña.

Facturas

Publicidad

Clasificados

Contacto

Políticas de Privacidad